Especial
Minervino y el origen de “La Diabla”
Minervino y el origen de “La Diabla”

2020-09-15

En diálogo con Lonchi Legnani, el chacabuquense contó quién bautizó a uno de los Chevrolet más emblemáticos del Turismo Carretera.

Cuando se habla de Luis Minervino, indefectiblemente, el primer coche que se viene a la cabeza de los fanáticos del Turismo Carretera es aquel Chevrolet rojo y azul con el que peleó los campeonatos a mediados de los 90’: “La Diabla”.

En la charla con Carlos Alberto Leganani (h), Patita contó quién denominó a la mítica cupé Chevy así. “Cuando arranqué, las publicidades se pintaban a mano, y el pintor que teníamos, Perrone, le había puesto ‘La petisa agresiva’ por mi esposa. Cuando armamos ‘La Diabla’, que lo hizo (Miguel) Lopresti, él es hincha de Independiente, lo pintó de rojo y quedó ‘La Diabla’. Y después todos los autos que tuvimos quedaron como ‘La Diabla’”.

Y continúa con su relato el ídolo del “Chivo”: “En esa época muchos autos tenían nombre, y los motores también. Teníamos uno Roberto, otro Antonio, qué sé yo, no me acuerdo… El primer motor que hicimos fue para el tío de Urreta… Compramos una Chevy con 100 mil kilómetros; estaba re linda, bien cuidada. Desarmamos el motor y lo hicimos con el asesoramiento del Tono Constantino. Fresamos los pistones, el cigüeñal, le limé la tapa de cilindros y lo armamos. Y anduvo bien”.

Pero no solo los nombres motivaban a los protagonistas para seguir nutriendo la pasión por el trabajo realizado. Había otros factores que también producían sensaciones (y dinero) extra… “Cuando le empezamos a hacer el motor a Canapino, necesitábamos blocks, compramos como dos o tres autos viejos, y teníamos como seis o siete motores. Los desarmábamos, los limpiábamos, y siempre mirábamos el número del block. Y lo jugábamos a la quiniela… Una vez limpiamos un motor, miramos los números pero no lo jugamos. Vos podés creer que, para una Navidad, salieron los cinco números en el Gordo de la lotería. ¡Nos queríamos matar!”

Mirá toda la entrevista completa acá.