Especial
Roberto Mouras: el ídolo que permanece en el corazón del TC
Roberto Mouras: el ídolo que permanece en el corazón del TC

22/11/2021

Se cumplen 29 años del fatal accidente de Lobos, en donde “El Príncipe” de Carlos Casares perdiera la vida junto a su acompañante Amadeo González.

Desde aquél mediodía del 22 de noviembre de 1992, Roberto Mouras está en el permanente recuerdo de todos los fanáticos del automovilismo, más allá de las marcas, y siendo el ídolo que representó una era icónica de Turismo Carretera. 

Aclamado y respetado, Mouras ha dejado una huella imborrable en la historia del TC, en donde ganó 50 competencias, logró tres títulos con Dodge y señaló una seguidilla de triunfos con el afamado “7 de Oro”, en 1976, y peleando contra el equipo oficial Ford, que formaban Héctor Luis Gradassi (campeón) y Juan María Traverso, siendo idolatrado por los hinchas de Chevrolet por ello.

Hombre de pocas palabras y grandes acciones, en las pistas y en la vida supo manejar códigos con quienes conocía y también con aquellos que se acercaban para solicitarle una ayuda o un consejo, ante los cuales Mouras no escatimaba recursos para brindar su colaboración, en Carlos Casares, su lugar en el mundo, o desde cualquier punto del país.

La temporada ’92 lo vio con una importante proyección para alcanzar el anhelado título con su marca preferida, Chevrolet. Ese auto contaba con la preparación de su amigo Jorge Pedersoli, con quien continuó ligado tras la separación de Omar Wilke.

Una victoria en Santa Teresita, en el día de su cumpleaños (16 de febrero) fue el mejor inicio; en el podio vivió una situación difícil cuando al destapar la botella de champagna el corcho impactó en su rostro. Así, fue sumando puntos, y su segundo triunfo se dio en una carrera vibrante en Buenos Aires, en donde peleó con Emilio Satriano, Oscar Aventín y Vicente Pernía.

Con una buena suma de puntos, Mouras alcanzó disputar el liderazgo del certamen con Aventin y el marplatense Juan Manuel Landa. Sus objetivos parecían encaminados. Junto a ellos, llegó a la competencia de Lobos, y al cabo de la primera referencia del domingo había logrado ser el mejor de las tres series. En la final transitaba líder en el circuito semiperamente, pero en el giro 9, un neumático se reventó y su Chevrolet impactó contra un talud, provocándoles a él, y a su acompañante Amadeo González, los decesos.

Mientras los años transcurren, la figura de Roberto Mouras es recordada con el mismo cariño, idolatría y respeto, enalteciendo su caballerosidad arriba del auto y ante su público, que lo sigue evocando con sus homenajes en Carlos Casares o en el kilómetro 102 de la ruta 205, permanentemente, para permanecer en el corazón del Turismo Carretera.

Fotos: Gentileza El Gráfico